viernes, 24 de febrero de 2012

Nos engañaron como a conejos, se quejan los afectados por preferentes

Más de 300 personas se concentraron ayer ante Caja Cantabria para exigir la devolución del capital invertido




Más de 300 personas afectadas por las participaciones preferentes -según datos de la Policía Nacional-, se manifestaron, ayer, frente a la sede de Caja Cantabria, en la Plaza Porticada de Santander. Provistos de silbatos y cacerolas, exigían a gritos recuperar el dinero invertido, ahora inmovilizado pero que, cuando adquirieron el producto bancario, les aseguraron que podrían recuperarlo en 48 horas.
La mayoría de ellos responden a un perfil parecido: pequeños ahorradores, de más de 65 años de edad, con pocos conocimientos de los entresijos financieros y a quienes les dijeron en la entidad bancaria «firme aquí», y así lo hicieron, «por desconocimiento», aseguran muchos.
Se calcula que hay 15.000 afectados en Cantabria y todos ellos aseguran con una sola voz que adquirieron las participaciones preferentes «engañados», pues -según sostienen- en la sucursal del banco o caja a la que se dirigieron se les ofreció un producto que era a plazo fijo y sin riesgo. «Me engañaron como a un conejo. Ahora me dicen que no puedo recuperar mi dinero hasta dentro de 10 años. No sé si llegaré a esa edad. Sinceramente creo que no veré mis ahorros», explica Ramón Renedo, uno de los afectados que participaba en la protesta.
En muchos casos son el dinero de toda la vida. Un matrimonio asegura que fueron engañados «miserablemente. Nos aseguraron que era un plazo fijo normal. Se aprovecharon de mi hija, que fue a contratarlo a la oficina». Otro afectado, que prefiere no identificarse, relata que cuando fue a sacar el dinero le ofrecieron un préstamo. Historias similares de escasa información y una deficiente atención se repiten entre todos los que ayer se manifestaron en la Porticada.
La mayoría son personas que viven con pensiones de jubilación y que depositaron una cantidad media de 40.000 y 60.000 euros en estos productos bancarios, según los datos de la Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros (Adicae), que ha interpuesto hasta el momento ocho demandas a distintas entidades financieras y que pide la nulidad de los contratos.
Nulidad de los contratos
Adicae defiende que en ninguno de los casos los bancos o cajas informaron a sus clientes del riesgo del producto que les ofrecían y por tanto el contrato debe ser declarado nulo. «Según el test de idoneidad -obligatorio desde 2007-, la mayoría de estos ahorradores son de perfil conservador y sin conocimientos financieros, es decir, personas no dispuestas a la contratación de productos de riesgo y las participaciones son productos de alto riesgo, pero el comercial se olvidaba de contarles esa parte. No se les informaba de que estaban adquiriendo un producto perpetuo, que había que venderlo en un mercado secundario y cuya rentabilidad y capital no estaban asegurados». Lo más grave para la vicepresidenta de la asociación a nivel nacional, Ana Solanas, es que «entre los ahorradores estamos encontrando casos de personas ciegas, sordas o analfabetas, que firmaban el contrato con huella dactilar. También hay muchos casos que ni siquiera tienen contrato, solo una libreta de ahorro». «Los clientes iban pidiendo un plazo fijo y se les decía que esto era igual con mayor interés».
Solanas critica que la oferta de la Caixa, bonos convertibles en acciones y deuda subordinada a 10 años, supone para los clientes la pérdida del 20 por ciento del plazo fijo.

Font: El Diari Montañés>Notícies Economia>«Ens van enganyar com a conills», es queixen els afectats per preferents.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada