viernes, 4 de enero de 2013

SOLO EN ESPAÑA LOS MINORISTAS HAN PAGADO EL PATO DE LAS PREFERENTES



Conviene tener presente que el caso español en relación con las Preferentes, es único en Europa. En ningún otro país europeo,  los bancos colocaron  estos productos a  clientes minoristas, y hay además varios procedimientos judiciales abiertos que pueden cambiarlo todo. Algunos inversores perdieron hasta el 90%, pero insistimos, nunca fueron clientes minoristas.



Esto me ratifica que no debemos bajar la guardia ni dejar que los bancos se salgan con la suya. Ceder un ápice en  esta estafa que ha escandalizado a toda Europa y ha empobrecido al casi 9% de la población española, sería de lo más injusto y descabellado. Hemos de transformar lo que no queremos en lo que queremos, este camino requiere esfuerzo, pero no hacerlo es arriesgado, porque podría repetirse de nuevo con nuestros hijos si no lo paramos en seco.

Tened por seguro que las dificultades parecen estar en el mundo, pero sólo están en nuestra mente.


¿ Qué objetivos perseguimos en esta lucha ?

1º Luchar  para recuperar nuestro dinero.
2º Luchar para  crear una nueva conciencia en la banca.

Los bancos han de rectificar   su política  con los clientes, no puede estar basada en la mera especulación a costa del empobrecimiento de quien le da de comer.
















Así sucedió en otros lugares:

Reino Unido
Hubo un 30 % de descuento en el nominal. Desde hace años, Inglaterra tiene una legislación que sanciona la colocación de este tipo de productos complejos y de riesgo a minoristas (particulares), y los bancos han tenido que desembolsar 7.500 millones de euros para resarcir a esos usuarios. Eran otro tipo de híbridos, no participaciones preferentes (el caso español es único). Un gigante, el Lloyds, ofreció el año pasado canjear 5.000 millones de libras, con un descuento del 30 % en el nominal.

Alemania
Pérdidas medias del 6 %. Las preferentes estallaron en este país hace tres años, cuando 7 bancos (entre ellos Commerzbank, Hypo Real Estate y algunos regionales de los Länder) dejaron de pagar los intereses de estos productos, como acaba de suceder en España. Habían colocado casi 9.500 millones (en España han sido 22.500) a inversores institucionales, no particulares, como ha pasado en el caso español, único en Europa. La pérdida media ha sido del 6%. Commerzbank ha ido cancelando esas preferentes a sus clientes a condición de percibir en efectivo solo el 51 % (el resto se puede ir dando en otro tipo de productos). Curiosamente, todavía hay preferentes en el mercado que no se pueden recomprar y que no pagan intereses: un pequeño corralito.

Irlanda
Perdieron entre el 80 y el 90 %. Es el caso más reconocido. El rescatado Bank of Ireland ofreció el año pasado una recompra de bonos subordinados por entre el 10 y el 20 % de su valor nominal. O el doble (20 y 40 %) si en lugar de dinero efectivo los clientes lo cambiaban por acciones (con el riesgo que ello suponía). Otro caso: el Anglo Irish ofertó una recompra de 1,6 millones de euros de deuda subordinada con descuento y pagando en nuevos bonos. Fue la fórmula que hallaron para minorar las pérdidas para los clientes tras el caso del Bank of Ireland.

Holanda
Quita y canje por otros productos. El caso de ING, al que el Gobierno holandés inyectó 10.000 millones, es paradigmático: recompró deuda subordinada con canjes por entre el 58 y el 87 % del valor nominal. Es decir, los clientes perdieron al menos un 42 %. Se hicieron ofertas a cambio de dinero en efectivo y de deuda sénior.

Grecia
Fuertes minusvalías. Los quebrados bancos griegos también aplicaron recortes en bonos, obligaciones simples y subordinadas tras ser rescatados.

Luisa Vicente Santiago

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada