miércoles, 30 de octubre de 2013

PORQUÉ NOS VENDIERON PREFERENTES


SUELTA LA PASTA O NOS HUNDIMOS TODOS

En síntesis, esta fue la macabra decisión de los bancos ludópatas en el 2008 para arrasar con todo lo que teníamos. Sin contemplaciones, desenfundaron sus armas y nos metieron la munición de las Preferentes. No tenían salida, cajas y bancos estaban quebrados y necesitaban nuestro dinero. Una relación incestuosa entre el Banco de España, el Gobierno, la CNMV y los Sindicatos, nos dio finalmente el golpe de gracia.


 



EL GOBIERNO REACCIONA

Entre 2002 y 2007 los bancos batieron el record histórico de beneficios. La euforia del dinero fácil, conseguido gracias a la especulación, hizo que banqueros, como Emilio Botín, verbalizaban frases atrevidas: “The sky is the limit” el cielo es el límite. Lo que dijo Botín, era el sentir de toda la banca española.

A mediados de 2008, la euforia del 2007, se transformó en un declive financiero imparable. En el segundo semestre de dicho año, Cajas y Bancos se precipitaban al colapso con el desplome de la economía Internacional, el crédito inmobiliario y el parón de la construcción.

Las agencias internacionales que fijan la solvencia de las entidades financieras, como Standard& Poor´s, Moody’s y Fitch, recortaron en ese año el rating a 15 cajas y 4 bancos que afectaba a una deuda emitida de 123.669,01 millones de euros y los pone en el ojo del huracán. Los ratings tienen diferentes grados, desde AAA, la más segura, hasta D, que es la de una empresa cuando ha quebrado.

Las Cajas perdían frente a los bancos, al encontrarse el 56,45 % del saldo de las hipotecas en manos de estas entidades, según datos de la AHE, Asociación Hipotecaria Española, y el 54,61 % del saldo de la financiación a los promotores, según cifras del Banco de España. “Dicho recorte reflejaba el deterioro de la calidad de los activos de las Cajas españolas”, apuntó Jesús Martinez, analista de crédito del sector de Estándar & Poor’s.

Caja Madrid en alerta

Caja Madrid bajó dos escalones de golpe a finales de Octubre 2008, desde el Aa1 ( equivalente a AA+ en la nomenclatura de S& P ( Standard & Poor´s) y Fisch, al Aa3. En el 2010 S & P puso en ese año perspectiva negativa a su rating con la clasificación de AA-1, debido a los bajos tipo de interés y el aumento de las provisiones por insolvencias que presionaba la rentabilidad operativa de la entidad, que por aquel entonces presidia Rodrigo Rato.

El Banco de España obligó a las entidades financieras a incrementar las provisiones por riesgo de impagos, lo que ello supuso una merma de sus beneficios en un 10 %. En el 2010 ya se hablaba de su fusión “fria” con 5 cajas, Laietana, Segovia, Rioja, Ávila, e Insular de Canarias para sellar una alianza.

Rating de otras entidades bancarias


Los rating de la CAM bajaron de A a A- que ya anunciaba una fusión “fría” de activos con Caja Astur, Caja Extremadura y Caja Cantabria.

Banco Guipuzcoano bajó del A2 al Baa 1,

Banco de Valencia lo hizo desde el A2 al A3.

Banco de Sabadell bajó desde A+ hasta A.

Bancaja se situó desde BBB+ a BBB con el agravante de tener que hacer frente a retos relacionados con la falta de liquidez.

La Caixa Laietana bajó desde BBB+ a BBB, sólo dos escalones por encima de los que se considera ya bono basura.

Las agencias estimaron que rebajarían el ratio a otras 23 entidades españolas que de estar en perspectiva estable, pasarían a negativa. La rebaja afectó también a 72 entidades europeas hasta Septiembre 2008 con un volumen de deuda de 927.100 millones de dólares ( 741.400 millones de euros) El anterior record se registró en el 2001 con 31 entidades y un volumen de 525.500 millones.

“El agujero irá saliendo a lo largo de la crisis que podría alargarse 5 años más, dijo Moody´s.” En el peor escenario, las pérdidas estimadas se disparaban a 225.000 millones de euros.

Ni siquiera en la crisis del 1992, se había visto un deterioro del crédito semejante.

Continuará…..



Luisa Vicente Santiago

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada