martes, 17 de diciembre de 2013

PSICÓPATAS AL PODER

La psiquiatría  define al  psicópata,   como el  individuo que padece un trastorno antisocial de la personalidad.
  
Según  Robert Hare, doctor en  psicología  y   experto en el trastorno de  la  psicopatía, calcula que  el 1% de la población es psicópata. Consultados  los datos sobre población existente en nuestro país en  enero 2013,  se calcula que en España existen 467.043 psicópatas. 

Los rasgos de la personalidad que identifica al  psicópata y que veremos luego,   me hace pensar  que estos 467.043 psicópatas,   están  dirigiendo el  destino de nuestras vidas a través del Gobierno, los bancos  y las Instituciones. 



El comportamiento antisocial,  la falta de emociones y la carencia de empatía que caracterizan a una gran mayoría  de  los dirigentes  y financieros  de nuestro país, confirma  que ese 1 % de psicópatas  han copado el control absoluto del pueblo llano  a través de sus puestos de poder.


El estereotipo del psicópata  se asocia comúnmente con personas  que han cometido crímenes,  violaciones  y otros   actos delictivos, hasta que acaban confinados  en la cárcel. Sin embargo, no todos los psicópatas acaban entre rejas,  existen otros psicópatas  muy buscados por la élite y los poderes Institucionales que resultan  esenciales para desempeñar   funciones comprometidas y opacas.  Poseen  un talento único y singular para identificar los puntos débiles de las personas  pasar al contraataque eximiendo culpas y deberes. 
Julio Segura, expresidente de la CNMV


Son  convincentes,   muchos encuentran su hábitat en  las finanzas, la  economía y la política, o incluso en la defensa de los intereses de los demás, enfundados en un disfraz que utilizan como   escaparate para   infundir   credibilidad.  Se  agarran desesperadamente  al poder, estandarte  que no están dispuestos a soltar aunque se vean envueltos en  corrupciones y escándalos. 

Cándido Mendez, líder del sindicato  UGT

 
Hay psicópatas que  lideran lobbies,  multinacionales y grandes empresas, recibiendo  un alto  reconocimiento al conseguir objetivos  alejados  de toda  ética y  honestidad, algo que   asumen   sin ningún remordimiento ni culpa.



Narcís Serra y Adolf Todó, expresidentes de Catalunya Caixa


Muchos pasan desapercibidos y conviven entre nosotros, podría ser un conductor de autobús, un compañero de trabajo,  un policía, o un vendedor de seguros, aunque lo habitual es que ocupen puestos de responsabilidad,   donde pueden llegar muy  alto aunque abandonen el poder recibiendo  favores posteriores de quienes lo encumbraron.


 

Felipe Gonzalez,  expresidente del Gobierno socialista

  
Suelen ser  metódicos y ritualistas, hábiles  para  captar las necesidades  de los demás, a quienes tratan como objetos y  los utilizan   en su propio beneficio como  hacen los  depredadores. Piensan   en sí mismos y cuando dan algo, es porque esperan recuperar esa “inversión” en el futuro. Nadie duda que Hitler y Stalin tenían una personalidad psicópata.

Carecen de empatía,  son mentirosos, arrogantes,  fríos y manipuladores, pero cuando persiguen encantar a sus víctimas potenciales, saben decir  las cosas en el  momento adecuado con las debidas formas para convencer. 




 Mariano Rajoy, actual Presidente del Gobierno


Su carencia de emociones,  origina   un reguero  de víctimas  a las que   perjudicará tarde o temprano en  su maraña de  maquinaciones. No  sienten escrúpulos por  los daños  que cometen   contra las personas y sus derechos, lo que facilita que ocupen   puestos  que no podría desempeñar  una persona que no padeciera este desorden.

Demostrar sus intenciones y  el perjuicio que han originado  a los demás, resulta arto complicado. Su habilidad para engañar,  los lleva a salir victoriosos sobre sus víctimas, quienes acaban pagando los platos rotos de todo lo que niegan. 



 

Rodrigo Rato Expresidente de Caja Madrid- Bankia


Aparentemente se muestran  defensores  de la transparencia,   el bien común y los derechos humanos, aunque sus verdaderos objetivos están  muy lejos de  esto.  Son embaucadores  natos,  obtienen   fácilmente favores, dinero   y  privilegios,  “capacidades”  que sobredimensionan  y les hace creer que son   superiores al resto de los mortales.  Muestran un excesivo culto a su personalidad y son ingeniosos cuando toca, lo que  les hace parecer  personas carismáticas. 
Los psicópatas no aceptan los códigos sociales establecidos,  utilizan sus propios códigos de comportamiento o los de su grupo, por eso  nunca sienten que han traicionado a la sociedad, a las leyes, ni  han cometido delito alguno contra  el derecho o el bien de las personas.  Esta actitud no significa que no se  “adapten  aparentemente “ a los códigos  establecidos,  que por  otra parte conocen sobradamente, sino que se adaptan  de forma camaleónica, superficial y aparente  para  pasar inadvertidos.


Isidro Fainé Presidente de Caixabank y “La Caixa”


Sus habilidades innatas  para mentir y manipular, les permite escapar   fácilmente de la justicia y aún en el caso de que no  consiguieran  escapar,  las consecuencias de sus actos suelen ser escasas y muy limitadas. 


Miguel Blesa Expresidente de Caja Madrid


Algunos psicópatas  raramente son diagnosticados como tales, pero su personalidad antisocial  marca de por vida sus actos y  son incapaces de reinsertarse.
Muchas personas sanas son  narcisistas y egocéntricas,  sin embargo el egocentrismo es una característica  intrínseca  e incuestionable en el desorden de la psicopatía. 

20 CLAVES PARA DETECTAR A UN PSICÓPATA

Los ítems del método PCL ( Psychopthy Checklist) desarrollado por Robert Hare, Profesor de la Universidad de Columbia Británica en Canadá, la persona más cualificada en esta materia,  han sido determinantes para el correcto diagnóstico del psicópata sumado a  una entrevista semiestructurada  y a un análisis del paciente.
Se distinguen varias facetas:

Faceta interpersonal:

1 Tienen gran oratoria y encanto. Son simpáticos y conquistadores en el primer golpe de vista.
2 Poseen una autoestima exagerada y se creen mejores que el resto.
3 Mienten patológicamente. Engañan sobre todo para conseguir beneficios o justificar sus conductas.
4 Manipulan y si son suficientemente inteligentes, los demás no notarán sus conductas psicopáticas.

Faceta afectiva:

5 No sienten remordimiento ni culpa. Jamás se sienten en deuda.
6 En el terreno afectivo son frívolos y superficiales. No conciben emociones , aunque pueda simularlas llegado el caso.
7 Les falta empatía, se muestran indiferentes y hasta pueden manifestar crueldad.
8 Tienen una incapacidad psicológica para asumir su responsabilidad en los hechos. No aceptan sus errores, por eso raramente aceptan asistencia psicológica, ya que para ellos el problema lo tienen los demás.

Estilo de vida :

9 Necesitan constantemente estímulos. Caen con facilidad en el aburrimiento.
10  Les gusta el estilo de vida parasitario.
11 Actúan descontroladamente y sin pensar en el futuro.
12 Carecen de metas realistas a largo plazo. Viven como nómadas sin dirección
13 Se comportan compulsivamente, con recurrentes actos no premeditados y con falta de reflexión sobre las consecuencias de sus acciones.
14 Son irresponsables

Faceta antisocial:

15 Tienden a delinquir durante su juventud.
16 Muestras problemas de conducta desde la niñez.
17 Padecieron la revocación de su libertad condicional
18 Cuentan con versatilidad para la acción criminal. Tienen predilección por las estafas y los delitos que requieran de la manipulación del otro.

Otras no incluidas en ningún factor ni faceta:

19 Tienen una vida sexual promiscua con varias relaciones breves y mantenidas simultáneamente. Les gusta compartir sus proezas sexuales y conquistas.
20 Acumulan matrimonios de corta duración. No se comprometen a largo plazo por la informalidad con la que se plantean el vínculo.
Está claro que todos los psicópatas no descuartizan a sus víctimas, aunque es evidente que nos rodean por todas partes.
Os recomiendo leer el libro de Robert D Hare Serpientes con Traje”, ¡ alucinareis! 



Luisa Vicente Santiago






#enxarxa


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada