lunes, 16 de diciembre de 2013

ENTIDADES DE DESCRÉDITO



Escribo este artículo cuando estoy a punto de vomitar al ver  la corrupción  que nos rodea, situación difícil de imaginar hace  años atrás,  cuando los políticos se afanaban en esconder su  ropa sucia bajo la alfombra.
Cuando parecía que había digerido  el  último sablazo de la banca,  la manipulación del Euribor y el Libor  que ha hecho que  familias en toda Europa hayan  pagado  cuotas  astronómicas en sus hipotecas maximizando el enriquecimiento de  unos pocos, recibo otra bofetada,   las declaraciones de Miguel  Blesa sobre las preferentes:  "Lo que he aprendido es que, si a los sindicatos no les gusta, probablemente es buen producto", dice su número 2 esa misma semana en un intercambio ya eufórico de mensajes con Blesa. "Y eso que habíamos engañado a los clientes", responde, sumándose al tono irónico, el presidente de Caja Madrid.
http://www.eldiario.es/economia/Blesa-negocio-preferentes-Caja-Madrid_0_205430051.html



Pero la racha de noticias sobre la corrupción sistémica que padecemos continúa  y una no deja de sorprenderse, día sí y día también,  de lo que ocurre en  un   país  donde ya no queda vergüenza ni honestidad. Me estoy refiriendo  al último programa de “Salvados “ en la SEXTA,  donde Évole entrevista  a Julio Segura,  expresidente de la CNMV, y al  preguntarle  el porqué no se paró a tiempo la estafa de las preferentes para que los bancos no siguieran estafando a indefensos  jubilados, Julio Segura, contesta: “tampoco hay que escandalizarse demasiado” .

Julio Segura, expresidente de la CNMV y Jordi Evole en “Desmontando las preferentes”.

No hay día  que no salga a la luz  la implicación de un político o un banquero en asuntos turbios relacionados con el tráfico de influencias, la prevaricación,  la administración  desleal, el cohecho, el tráfico de influencias, la falsedad documental, la malversación de fondos públicos, etc.   Pero a pesar de que se aporten  pruebas y se les pille incluso con las manos en la masa  y  un juez les impute, toda esta chusma decadente que nos explota,  lo niega todo con  una  frialdad que da miedo. 
Nos cuesta creer en la justicia  cuando vemos que, a Elpidio Jose Silva,   el  juez que puso de patitas en la cárcel (aunque por pocos días)    a Miguel Blesa, fuera apartado del caso por  el Consejo del Poder Judicial.  Este juez no sólo fue apartado, sino que fue imputado por prevaricación, y para más escarnio,  multado y suspendido  de empleo y sueldo. Los medios pagados por el Gobierno  que encubre a esta jauría de depredadores, se encargaron de descuartizarlo en todos los periódicos durante semanas.  Intentaron  convencernos   de que este juez no había hecho bien su trabajo y se centraron  en sacar los trapos sucios de su vida privada,  lo que  permitió ignorar las estafas reiteradas del delincuente Miguel Blesa.  Lo más triste  es que muchos, sin saberlo, siguieron el  juego del cuarto poder y la reputación de este juez quedó cuestionada. 



España no es Somalia, Corea del Norte, Afganistán ó  Sudán, los países más corruptos del mundo,  pero estamos en camino de serlo.   Ya  queda poco por robar,  han desmantelado  la sanidad, la enseñanza, las ayudas sociales, el derecho al trabajo, el derecho a una vivienda, la formación de los jóvenes, la Investigación, en suma, han arrebatado la dignidad de muchas personas y han acabado  con la vida de quienes no han podido  soportarlo.
Si tuviera que identificar  la situación que vive España con una imagen, la identificaría  con el saqueo  que hacen los asaltantes  en las guerras. La mayoría de nosotros  sentimos que nos han traicionado en la guerra que  libramos  para defendernos de los saqueadores. La mayor traición es la que te hace alguien en el que confiabas ciegamente,  en este caso  el banco, pero la situación actual, nos ha llevado a  sentirnos traicionados también por   el poder  Institucional y del poder Judicial. Ninguno  nos ha dado apoyo ni  ha reconocido  que existan culpables en las preferentes, como tampoco ningún  banco o político  ha asumido  responsabilidad personal por la mayor estafa de todos los tiempos. Al paso que vamos, el saqueo a los jubilados quedará olvidado en la historia de este país.

Ante el crimen de Estado ocurrido recientemente en Sevilla, me pregunto qué habrán sentido  nuestros dirigentes, que viven a cuerpo de rey ( nunca mejor dicho)  y se alimentan  cada día de exquisiteces y caprichos con el dinero que nos roban. Tres miembros de una familia  han muerto intoxicados al tenerse que alimentar de comida caducada. El fallecido era fontanero en paro desde la crisis que  vivía en un piso embargado junto a su esposa y dos hijas de 13 y 14 años.

 

Descansen en paz

 


Luisa Vicente Santiago

#enxarxa

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada