sábado, 14 de diciembre de 2013

FLACO FAVOR DE LA SANDALIA DE DAVID FERNANDEZ A RODRIGO RATO

 
 

No tengo nada en contra del gesto de este diputado en la pasada comparecencia de Rodrigo Rato en la Comisión de Investigación, al contrario, sus intervenciones me parecen brillantes y elocuentes. Sin embargo en este caso, David Fernández no calibró que la cortina de humo de su sandalia, nubló durante muchos días la vista de miles de internautas hacia el delincuente. Los nulos comentarios hacia Rodrigo Rato en cuestión, gracias a su zapatilla expuesta a medio mundo, ocultaron las tropelías y estafas de quien se sabe impune.

Una vez más, la distracción, una de las diez estrategias de manipulación mediática, consiguió su objetivo, desviar la atención de las cosas importantes hacia informaciones insignificantes.

Cuando los portavoces de prensa lanzaron intencionadamente el globo sonda del acto irrelevante de este diputado, la ciudadanía cayó en la trampa y se olvidó arremeter contra el banquero más corrupto y estafador de nuestra historia.

Todos, sin saberlo, hicimos un flaco favor a Rodrigo Rato que escapó del foco. Los medios saben neutralizar los comentarios que no interesa difundir. Sutilmente ejercieron el control social que necesitaba Rodrigo Rato en esos momentos y nos llevaron al camino que más favorecía al delincuente. Es la misma técnica que utiliza el pastor con su rebaño.

 

Este fue el motivo, que la comparecencia de Rato en la Comisión de Investigación, por otra parte la más esperada, se convirtiera en la más anodina de todas las que hemos presenciado hasta ahora.

No filtrar la información que nos llega, desorienta y nos convierte en carnaza para los medios. El único antídoto contra esto, es tener sentido crítico para ocupar nuestra mente en asuntos esenciales en lugar de dispersarla en asuntos anodinos. De esto saben mucho los medios, que en su mayoría, están comprados con dinero público y actúan a merced de los poderosos, y por tanto, en contra de nuestros intereses y derechos más básicos.



Luisa Vicente Santiago









No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada